Sale marzo, y entra abril, las nubes a llorar y los campos a reír…

IMG_0118

Sale marzo, y entra abril, las nubes a llorar y los campos a reír…

Resurgir de la naturaleza , tras un invierno blanco…

El invierno en el Pirineo, todo cubierto de un manto  blanco, que nos inspira, y nos hace disfrutar de un paisaje natural impresionante. Contrastes de blancos y verdes, blancos y azules, y el blanco impoluto de las montañas nevadas con el azul intenso de la noche, un contraste difícil de olvidar.

Esta capa, formada por pequeñas gotas de agua, que tras unos meses en las altas cumbres empezarán a descongelarse para llegar a ríos,  a casas, huertas,  un bien, que todo ser humano necesitamos, y que sin el agua, no podríamos sobrevivir.

Tan bonito como necesario el deshielo es.

Con la llegada de la primavera, empieza la vida a resurgir del frío e intenso invierno. Los mantos blancos, que tantas alegrías nos han dado, empiezan poco a poco a ir disminuyendo, y  toda esa agua que cae desde las altas cumbres empieza a aparecer en formas de cascadas imponentes, arroyos, caudalosos barrancos, y ríos  muchos más bravos.  No sólo la aparente cantidad de agua resurge con el llenado de los pantanos  y embalses, si no que es señal del resurgimiento de la vida. Donde la vida parecía estar parada, dormida por unos meses, para de nuevo empezar a coger fuerza, colores, olores y sabores.

Empiezan a aparecer las primeras flores, el almendro, siempre es uno de los primeros arboles que nos marca el inicio de la primavera. Poco a poco todos nuestros prados empiezan a resurgir con un verde intenso, apagado tras el frío invierno. Estos se llenan a su vez de  colores rojos y blancos, amapolas y margaritas  que empiezan a surgir esporádicamente, hasta que vemos los auténticos prados de un rojo intenso.

Regresan hasta nuestras altas montañas de nuevo las primeras aves que  con la llegada del invierno, habían decidido bajar un poco más al sur para poder  superar el invierno con un clima más cálido, y las que quedaron , de nuevo se les empieza a escuchar.

Llego la primavera y su mes de abril, tras un marzo, extraño y lleno de contrastes, que hasta su  último día nos quiso despedir con  una impresionante nevada, pero con la entrada de abril, la naturaleza coge fuerzas y acaba de resurgir….

Pasará la primavera, y llegará el verano, el otoño… y de nuevo el invierno… pero eso seguirá más adelante.

 

Esperamos que os haya gustado, y que vengáis a disfrutar  del resurgir de la naturaleza, con sus alegres colores y sus aguas bravas en el  Alto Gállego.

Share the Post

Acerca de el Autor

Comments

No comment yet.

En respuesta a

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies